Junior pierde 2-1 ante América

Los barranquilleros perdieron por 2-1 y no pasaron a semifinales.

Junior quedó eliminado la noche de este domingo, al perder 2-1 de local en el  estadio Metropolitano ante el América de Cali, en un duelo donde regaló el primer tiempo y en el que jugó con valentía la segunda mitad pero no le alcanzó para dar vuelta a la situación. 

La ilusión de la gente era que su equipo saliera demoledor, cuando menos con la bola en los pies y presionando al América. Pero luego de los primeros minutos parecía que el local fuera el América, pues tomó la pelota y borró de la cancha a los rojiblancos.

A los 8 minutos los caleños tuvieron su primera opción de riesgo en el marcador. El volante Luis Sánchez recuperó la pelota en la mitad y arrancó a cabalgar sin ninguna resistencia, para disparar a la portería, obligando a la reacción ágil de Sebastián Viera para manotear el balón y conjurar el peligro. 

Junior no estaba en el partido. Pocas veces pudo generar más de tres pases seguidos y por otro lado no encontró la forma de disputar la posesión a su rival. A veces jugó en largo, por desespero, más que por convicción. 

En tanto, América seguía en procura del gol que lo dejara muy cerca de la gran final. A los 21 minutos Adrián Ramos se lo perdió tras un centro desde la derecha, que alcanzó a conectar el balón y la esférica se fue coqueteando el palo. 

Pese a todo, Junior tuvo la opción más clara del juego hasta ese momento, en el minuto 26, cuando Miguel Ángel Borja aguantó el balón para que Edwin Cetré saliera disparado contra el portero Joel Graterol, y aunque destapado a su costado Borja le rogó la asistencia, el volante decidió definir estrellando el balón contra el arquero y perdiendo una oportunidad inmejorable. 

Como es tradición en el fútbol, el viejo adagio del ‘que no los hace los ve hacer’, se volvió a configurar. A los 30 minutos, nuevamente Sánchez entró solo por la mitad para definir un balón servido desde la izquierda, para el 1-0. 

Ocho minutos más adelante, Didier Moreno metió la mano a un disparo que el central del juego Andrés Rojas no dudó en señalar y que fue transformado en anotación por Adrián Ramos para poner el segundo en una situación que dejó al borde del nocaut con el 2-0. 

Así las cosas los barranquilleros tuvieron que marcar al camerino. Antes del pitazo de la primera mitad ya Teófilo Gutiérrez calentaba al igual que Fabián Ángel, quienes fueron los primeros cambios para el complemento. En el camerino, el encargado José María Pazo le intentó levantar el alma. Pero la historia solo la podían cambiar los jugadores en la cancha.

Los ‘Tiburones’ salieron con fiereza y en diez minutos el VAR ya había anulado dos acciones de gol. A los 50 una acción de Miguel Borja por mala posición de Teófilo Gutiérrez y luego uno de Gabriel Fuentes, ante mala ubicación de Borja. 

Además, apoyado en la herramienta, el juez Rojas consideró que una posible acción de mano penal a favor de los barranquilleros no fue tal y por ello decretó la continuidad del partido. Ante todo esto, ya era claro que Junior hizo los méritos para al menos descontar en el inicio. 

Junior no bajó los brazos y el premio llegó. A los 72 minutos Fabián Viáfara jugó desde el fondo, Teófilo la paró con claridad y habilitó magistralmente a Borja que no falló. Jugada clara, inapelable y aprobada por el VAR. 2-1 y las emociones se ponían flor de piel con un Junior que cargaba con todo. 

El equipo barranquillero siguió de frente al arco y para los minutos finales Cetré dejó la cancha para darle el paso a Michael Rangel, quien a los 86 minutos tuvo su opción de brillar con un cabezazo en un tiro de esquina que reventó contra el palo para largar la vida al América. 

Sin embargo, el impulso no fue suficiente cuando América renunció al ataque y aglomeró a los defensores contra su arco. Junior corrió y el gol del empate no llegó. La ilusión de la décima estrella quedó aplazada para el próximo año. 

América jugará la gran final del título colombiano ante el Independiente Santa Fe, mientras que Junior tendrá que viajar a Chile a jugar el último partido del año, en busca de remontar y pasar a las semifinales de la Copa Sudamericana en enero del 2021.